El fisioterapeuta puede ayudarte

El fisioterapeuta puede ayudarte

Hoy escribo esta entrada sobre una reflexión que tengo en la cabeza desde hace tiempo, y creo que puede ser de utilidad al paciente/lector para futuras ocasiones.

Estamos viendo tiempos de cambio. Y no nos referimos a lo que las noticias dicen. Vivimos cambios en la manera que los fisioterapeutas vemos la Fisioterapia, cambios en la manera que nos ven los médicos y otros profesionales sanitarios, y cambios sobre como nos ven los pacientes (quizás menos de los que nos gustaría, y es sobre esta última parte sobre la que hoy nos gustaría reflexionar.

Actualmente, la situación de los fisioterapeutas en España nos permiten decir que estamos infrautilizados en muchos aspectos donde somos punteros y donde probablemente seríamos la mejor opción para los pacientes, y estamos saturados en otras facetas donde quizás no somos demasiado buenos.

Actualmente la prevalencia de dolor lumbar y cervical es alta en nuestra sociedad, así como es el motivo de consulta mas habitual de dolor musculoesquelético. Esos pacientes con dolor que deciden acudir a una clínica privada suelen encontrarse con dos tipos de centros, aquellos que se dedican a tratar pacientes de sociedades médicas y aquellos donde se puede acudir de manera privada también, sin necesidad de recurrir a un seguro privado. En algunos casos en el mismo centro pueden coexistir los dos sistemas.

Pero incluso teniendo en cuenta la alta prevalencia, las clínicas de acceso exclusivamente privado ven un porcentaje con pacientes con dolor de espalda muy elevado, lo que nos hace plantearnos la pregunta de hoy: ¿piensan los pacientes que solo podemos ayudarles con su dolor de espalda?

Puede ser que los pacientes piensen que para tratar dolores en otras regiones lo mejor es ir primeramente al médico, o a lo mejor está tan culturalmente aprendido que se va al fisioterapeuta por un dolor de espalda, que no pensamos en esa posibilidad si nos duele otra zona.

Si alguien piensa esto seguramente es porque algo no se ha hecho bien, históricamente desde la fisioterapia, en colaboración, negativa, con otras figuras sanitarias. Una de las primeras cosas es concienciar de que los fisioterapeutas estamos capacitados para tratar a un paciente, pero también, y quizás esto no lo hemos transmitido bien, estamos capacitados para derivarle cuando el motivo de su consulta requiera la intervención de otro profesional. Dentro de esas capacidades, el fisioterapeuta está formado, y legalmente capacitado para emitir un diagnóstico de fisioterapia, pudiendo además aplicar tratamientos efectivos no solo para dicha zona, sino para cualquier patología o problema de salud, pudiendo tener óptimos resultados con riesgos mínimos de efectos secundarios.

Por todo eso,  acuérdate mas de la Fisioterapia, y acuérdate en mas ocasiones, seguro que en Clínica Fisiolab, podremos ayudarte.