Punción Seca

Punción Seca

La punción seca es la técnica de primera elección a la hora de abordar el tratamiento de los Puntos Gatillo Miofasciales (PGM). Los PGM están reconocidos como el componente esencial de disfunciones Neuro-Musculo-Esqueléticas. Son cada vez más los artículos científicos tanto a nivel nacional como internacional que demuestran la existencia clínica y funcional de éstos PGM.

El tratamiento de éstos puntos siempre tiene que ir acompañado de otras técnicas de terapia manual que nos ayuden a tratar las alteraciones articulares que muy frecuentemente acompañan a la existencia y creación de los mismos.

Los PGM son producidos esencialmente por una “crisis energética” que se produce en las diminutas uniones entre el nervio y la fibra muscular (lo que se conoce como placa motora o unión neuromuscular). Y precisamente son ésas uniones neuro-musculares las que se intentan “romper” mediante la introducción de una aguja estéril y desechable.

Los factores desencadenantes de éstas crisis energéticas están bien reconocidos, y los presentan la gran mayoría de los pacientes que se ponen en nuestras manos. Éstos factores básicamente son el mantenimiento de posiciones prolongadas en el tiempo, la repetición de gestos nocivos y las alteraciones biomecánicas de ciertas articulaciones.

Los síntomas principales que nos hacen pensar en la presencia de PGM son el dolor irradiado desde un punto muscular, la debilidad y la percepción de una banda tensa muscular (las famosas cuerdas)

La punción seca debe ser aplicada por un profesional especializado en la misma y bajo las condiciones óptimas de higiene y seguridad.

En clínica FisioLAB, los profesionales que aplican ésta técnica están ampliamente especializados en punción seca y en otras técnicas de fisioterapia invasiva.