Vuelta al cole ¿Y al Pilates?

Vuelta al cole ¿Y al Pilates?

Muchas personas vuelven de su período vacacional con ganas de ponerse en forma. Siempre que pasamos de esos días de descanso a nuestra rutina nos damos cuenta de que, en ese período en el que nos movemos menos, nuestro cuerpo se resiente un poco cuando vuelve a su actividad normal. Y esto ocurre especialmente cuando tenemos algún tipo de patología o lesión. Por esto y porque realmente vamos a notar una mejoría general física, y en consecuencia anímica, es muy recomendable realizar una actividad física en nuestro día a día.

 

 

¿Y porqué elegir Pilates en concreto?

Desde luego muchos deportes y disciplinas son sanos para nuestro cuerpo, pero en Pilates además de entrenar las capacidades físicas cómo fuerza, resistencia, flexibilidad y coordinación, trabajamos dos cosas muy importantes para conocer nuestro cuerpo:
La musculatura profunda. Es la que más nos ayuda protegiéndonos de lesiones como por ejemplo protusiones o hernias, artrosis, recuperación de suelo pélvico, etc. O una vez que ya tenemos alguna lesión es la encargada de evitar que empeore, en ocasiones mejorando, además de paliar algunos síntomas provocados por esas lesiones.

La conciencia corporal. La llamada conciencia corporal es la que nos hace ser más conscientes de la postura que adquiere nuestro cuerpo en los diferentes momentos y actividades del día, de modo que podamos corregirnos nosotros mismos en cuanto detectemos una postura incorrecta que nos pueda producir una lesión en un futuro.

Existen dos formas de practicar Pilates, una es el Pilates Mat que consiste en colocar una colchoneta, o Mat, en el suelo y trabajar sólo con nuestro propio cuerpo. Esta modalidad de Pilates es un poco más dura ya que para trabajar la musculatura de una manera correcta y sin lesionarnos, hay que tener una buena conciencia corporal.

La otra forma de practicar Pilates es con aparatos. Las máquinas de Pilates están fabricadas a base de muelles los cuales, dependiendo de nuestro grado de entrenamiento, nos pueden asistir o endurecer el trabajo. Esto ofrece muchas ventajas a la hora de dar clase a uno o varios alumnos sin patologías o con patologías de intensidad baja, media o incluso alta, ya que el aparato le ayudará a hacer los movimientos y a progresar más rápidamente. Ambas formas de practicar Pilates son muy beneficiosas para la salud, pero quizá los aparatos ofrezcan más posibilidades y dinamismo en sus ejercicios.


¿Es cierto que se puede mejorar en otras disciplinas gracias al Pilates?

Es totalmente cierto y la explicación es sencilla. En todos los ejercicios de Pilates se busca la estabilización del cinturón pélvico, la estabilización del cinturón escapular, o ambas. Una vez que aprendemos a estabilizar y tenemos la musculatura profunda fuerte para mantener esa estabilización, controlaremos mejor los dos “power house”, como los denominaba Joseph H. Pilates. Esto se traduce en movimientos más precisos y una alta productividad de los mismos. Muchos de nuestros clientes se sorprenden al descubrir que, desde que hacen Pilates, han mejorado en la práctica del golf, natación, tenis, escalada y muchas otras actividades, ¡o incluso a la hora de bailar!


Las ventajas de practicar Pilates son tantas y tan variadas que merece la pena experimentarlas en nuestro cuerpo. Por todo esto y por muchas otras cosas que se aprenden durante las clases animamos a todos a hacer Pilates, nadie se arrepiente!

Luz Fernández Bueno.

Instructora de Pilates. Pilates Training Center. Corner Chamberí