Clínica Fisiolab | 3 síntomas que me pueden hacer pensar que tengo una tendinitis

3 síntomas que me pueden hacer pensar que tengo una tendinitis

3 síntomas que me pueden hacer pensar que tengo una tendinitis

Tal y como explicamos en un post anterior que hablaba sobre los factores de riesgo de las tendinopatía (tendinitis), lo que a priori parece un problema de tendón a veces no lo es y puede llegar a confundir incluso a los profesionales que estamos acostumbrados a tratar este tipo de patologías.

 

El diagnóstico de una tendinopatía no siempre será a través de una resonancia o una ecografía, de hecho, en muchas ocasiones se detectan tendones con mucha degeneración en pacientes que no han tenido nunca ningún tipo de dolor y viceversa, podemos encontrar pacientes con mucho dolor y que no presentan ninguna señal degenerativa en las pruebas de imagen. Lo más importante serán los síntomas. Estos son los tres principales.

Los profesionales especializados, para diagnosticar una tendinopatía deberían atender a la historia clínica y a los síntomas que presenta el paciente, y esto se puede resumir en 3 puntos clave:

  1. Existencia de un cambio brusco de la carga que recibe el tendón que coincida en el tiempo con la aparición de los primeros síntomas. Este cambio de la carga puede deberse tanto por un exceso como por un defecto. Vamos a poner un ejemplo; un cambio por exceso podría ser el caso de un paciente que nunca ha realizado actividad física y de pronto comienza a correr. O, por el contrario, un ejemplo de cambio por defecto sería un paciente que ha estado inmovilizado por alguna lesión durante un cierto periodo de tiempo y después de ese período de inmovilización vuelve a su actividad cotidiana.

  1. Dolor focalizado en un punto muy determinado: este tipo de dolor que se conoce como “dolor local” es una característica que suelen presentar los dolores “nociceptivos”. Nos indica que muy probablemente el dolor que nota el paciente se debe a la activación de los receptores de dolor locales del tendón (sensores que mandan señales eléctricas al cerebro cuando se someten de manera excesiva a distintos factores físicos o químicos).

  1. Dolor ON-OFF: responde a las características de dolor mecánico, es decir, siempre estará asociado al mayor o menor uso de la estructura dañada. Traducido a la vida real, sería ese dolor que notas cuando te levantas por la mañana o te empiezas a mover después de un cierto periodo de inactividad (sentado en la silla de trabajo, o en el sofá de casa).

Si tienes síntomas parecidos a los indicados anteriormente, no dudes en ponerte en manos de un profesional acostumbrado a tratar este tipo de problemas. Él te sabrá aconsejar y tratar para resolver correctamente el problema. En el caso de que tus síntomas no coincidan con los anteriores, lo más probable es que tu caso no sea una tendinopatía real, y es todavía más conveniente que te pongas en contacto con un profesional.  En FisioLAB podemos ayudarte.

Alberto Carlos Muñoz. Fisioterapeuta